Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Detective Victoria Renney
Dom Abr 27, 2014 10:39 pm por Phoenix

» Seijuro Hiko
Vie Abr 25, 2014 5:34 pm por Nindalf

» Profesor Lucas Triviño
Jue Abr 17, 2014 10:57 pm por Samael

» Ficha Dr. Gabriel Hanibal Brahm Himmler
Miér Abr 16, 2014 9:19 pm por Amdukia

» Nindalf Firodes Troscard
Sáb Feb 16, 2013 12:21 pm por Nindalf

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 8 el Mar Abr 29, 2014 1:18 pm.
Copyright (c)
(CC)

Rol por foro, es un lugar de encuentro para amigos que gustan del rol, las partidas son trabajadas bajo los manuales de Anima Beyond Fantasy ©, y la Llamada de Cthulhu ©.
Créditos e imágenes a Tumblr y Deviantart (a sus respectivos artistas) 

PROHIBIDA LA COPIA TOTAL O PARCIAL del contenido gráfico y de IDEAS  realizadas en este foro, las cuales pertenecen EXCLUSIVAMENTE, a los artistas antes mencionados,  Masters desarrolladores y sus respectivos rolers. 



Ygritte Lensherr; "Merian"

Ir abajo

Ygritte Lensherr; "Merian"

Mensaje por Phoenix el Jue Ene 31, 2013 1:48 pm


El miedo es más hiriente que cualquier arma.

Ygritte Lensherr

By: Genzoman


Nombre: Ygritte Lensherr

Apodo: Merian

Edad: 28 años

Fecha de nacimiento: 25 julio (fecha del imperio)

Sexo: Femenino

Raza: Zinner (duk’zarist)

Pelo/Ojos: Negro/ Grises

Apariencia: 9

Tamaño: 12

Altura: 1.70 Mts

Peso: 68 Kg.:


---

Nivel: 2

Puntos de vida: 105

Categoría: Mentalista

Agi: 7 Con: 7 Des: 10 Fue: 6 Int: 9 Per: 10 Pod: 8 Vol: 11

RF: 55 RV: 55 RE: 55 RM: 65 RP: 70

Tipo de movimiento:
Cansancio

Ventajas: Acceso a Disciplinas Psíquicas (2), Ambivalencia Psíquica (1), Armadura Natural (1), Seductora (1).

Desventajas: Fobia: alturas (1), Adicción: Apuestas (1).

HABILIDADES SECUNDARIAS

2) Baile: 45

2) Acrobacias: 40

2) Memorizar: 40

2) Sigilo: 30

2) Persuasión: 50

2) Advertir: 45

2) Ocultarse: 50

2) Robo: 45

2) Tasación: 40



Habilidad Primaria de Combate


CV: 25 (230 PD)

Proyección Psíquica: 110

Potencial Psíquico: 90

Mantenimiento: 3 (6 CV)

Disciplinas: Telepatía, Sentiente, Luz, Piroquinesis (4 CV)

Poderes: Lectura Mental, Ilusión Psíquica, Análisis Mental, Conectar Sentidos, Intensificar Sentimientos, Crear Fuego, Inmolar, Inmunidad al Fuego, Controlar Fuego, Manipular Luz, Flash de Luz, Pantalla de Luz (12 CV)



Historia


Nativa de la ciudad de Pragna (Dwänholf), Ygritte Lensherr –también conocida como Merian–, nació y se crió en uno de los tantos clanes nómadas zínner de la región dwanense de las Tierras Oscuras. Desde pequeña fue instruida por su madre, Janei, la gran mentora de su vida, quien le enseñó las costumbres y el folklore del clan. Nunca conoció a su padre ya que falleció antes que ella naciera, producto de una enfermedad.

A pesar de la hostilidad de una tierra como Dwänholf, plagada de criminales y mercenarios por todos lados, el clan viajaba por diferentes lugares realizando presentaciones e Ygritte, con 5 años, ya participaba del espectáculo junto a los demás niños. Sin embargo, la pequeña Ygritte siempre destacó por sobre el resto y la gente de todas partes se deleitaba admirando el baile, desplante y movimientos de la niña de ojos grises, quien encantaba al público con la determinación de sus movimientos acrobáticos e hipnotizantes.

Aunque aun era pequeña, Ygritte fue puesta a prueba en prácticas arriesgadas mientras se realizaba la preparación de los espectáculos. En esa época, la pequeña ya tenía sueños de su antigua existencia, no obstante estos no mermaban un ápice su concentración en las actividades cotidianas, salvo por uno. Ese sueño fue particularmente singular, ya que se repitió muchas veces justo cuando Ygritte practicaba rutinas en estructuras elevadas. El sueño consistía en un combate intenso, en el cual ella era atacada por un individuo de aspecto extraño, al borde de un risco. Había una tormenta terrible, y con suerte podía mantenerse en pie por rachas poderosas de viento que soplaban. En un movimiento vehemente, su contrincante extiende su mano y una fuerza invisible pero descomunal la arroja por el precipicio, haciéndola caer directo al vacío. El sueño terminaba siempre aquí, con Ygritte agitada y empapada en sudor por la pesadilla (la primera vez fue corriendo donde su madre, debido al sentimiento de horror que le produjo aquel sueño, pero ya después sólo despertaba y se quedaba sentada en la cama sin poder dormir).

Pues bien, este sueño ocurrió justo cuando Ygritte practicaba ejercicios acrobáticos en estructuras elevadas. Un día, mientras se encontraba de pie en la estructura, su instructora le solicitó que saltara y se agarrará con sus manos a unas barras que había en otra instalación más adelante. Aunque Ygritte estaba resguarda si caía, gracias a una red de contención, no pudo moverse ni un ápice. Sudaba y temblaba, como si aquella pesadilla se hubiera tornado real. Ni siquiera percibía la voz de la instructora que le pedía que saltara sin miedo, que estaba la red. Sin embargo, allí se encontraba su madre, y sintió al mirarla a los ojos sintió el deber imperioso de saltar. Finalmente lo hizo, pero su movimiento fue tan torpe que resbaló y cayó en la red. La pequeña estaba inconsciente.

Al despertar, Ygritte vio sentada en su cama a la madre que le miraba con expresión severa pero a la vez comprensiva. “Ya lo sé –dijo ella– no quieres volver a intentar esta rutina nunca más”. “Así es” –contestó la niña–. “Y no sólo eso, no quiero volver a hablar de este episodio jamás” –remató. “Lo entiendo y así será, Ygritte” –dijo su madre, dejando sola a su hija para que pudiera descansar.
(Para Ygritte, ahora, este sea acaso su primer episodio manifiesto de fobia a las alturas (acrofobia). Sin embargo, al no poder justificar este temor desproporcionado tiende a asociarlo, de manera directa o indirecta, a aquel sueño que tuvo aquella vez y que en ocasiones sigue padeciendo. En cualquier caso, Ygritte trata de restarle importancia a esta situación, evitando en lo posible tanto los pensamientos sobre el asunto como el objeto de su malestar).

Algún tiempo después de este incidente, la madre comenzó a percatarse que Ygritte desarrollaba progresivamente un singular potencial mental, el cual no le asombró al principio ya que también ella poseía manejo de habilidades mentales de tipo telepático. No obstante, con el tiempo la madre mostró verdadera sorpresa al ver que la niña demostraba tener un dominio mental mucho más amplio que ella, alcanzando un control en el campo de la piroquinesis –algo totalmente desconocido para la madre– y la telepatía.

La naturaleza de Ygritte le permitió siempre probarse a sí misma al competir con su madre, de quien sentía gran admiración aunque nunca se lo expresara abiertamente. La madre, por su parte, le exteriorizaba su orgullo por la determinación que ostentaba en todas las lecciones que le enseñaba y esperaba grandes cosas de ella. Incluso, aunque su lengua materna fue el Tarazv, no escatimó esfuerzos para aprender con algunas personas del clan el idioma latín.

A los 15 años, Ygritte recibió de manos de su madre y mentora un viejo libro en cuya portada llevaba impreso un sol negro. Se trataba de un antiguo tratado de mentalismo escrito en Tarazv que ella había guardado por años, en que se enseñaba a controlar el poder mental sobre la luz. Al entregárselo, le desafía a aprender algo que ella nunca pudo dominar, a lo cual Ygritte le responde tan solo con una mirada segura y confiada, un código que a estas alturas tan solo ellas podían entender.

Sin embargo, en el clan había más personas y una de ellas era Thomas. Si bien Ygritte demostraba indiferencia hacia la mayoría de los muchachos de su edad, este joven poco a poco empezó a captar su atención. El joven era bien parecido y mayor que ella por dos años, pero eso no le interesaba en lo más mínimo. A sus ojos, el dominio físico y mental excepcional que exhibía el joven en cada presentación despertó su interés y manifestó a su madre el deseo de trabajar en las rutinas con él. Su madre le manifestó que eso no iba a funcionar debido al individualismo de ella y su excesiva competitividad con los demás. Sin embargo, Ygritte no aceptó las palabras de la madre y decidió trabajar de todas maneras con Thomas.

Al principio, el carácter fuerte de la joven le impedía siquiera cooperar con él. En eso la madre no podía estar equivocada, pues conocía el carácter de Ygritte. Y sin embargo, fue el mismo Thomas quien, movido por el espíritu y convicción de Ygritte en lograr su objetivo, decidió desafiarla a ensayar una rutina que él mismo había preparado. Para ello, no obstante, había que romper con ciertas normas, ya que “las conquistas no se ganan, se roban”, decía.

Así, Thomas le mostró a Ygritte dos de los pasatiempos favoritos de algunos jóvenes del clan, los cuales eran robar y apostar. En ambas materias, Thomas se consideraba un experto e Ygritte, impaciente por saber si estaba a la altura de sus capacidades, aceptó el desafío y decidió aprender de estas prácticas. Después de todo, la supervivencia del clan dependía en el fondo del robo y el engaño aunque se disfrazara con la apariencia de la honestidad. Eso ya lo sabía Ygritte desde pequeña, si bien nunca tuvo la necesidad de adiestrarse en la materia.

Aunque tuvo una breve experiencia como ladrona y timadora, ello dio como fruto una estrecha relación basada en la competencia entre Thomas e Ygritte. Ambos conquistaban nuevas cimas robando aquel límite que les impedía una nueva. Este fue el inicio para una exitosa cooperación en las prácticas de la rutina que ensayaban.

Luego de un tiempo, ambos empezaron a realizar las primeras presentaciones las cuales despertaron gran curiosidad y expectación entre los de su clan y el público asistente, recibiendo algunas críticas positivas una vez finalizado aquellos espectáculos. No obstante, su trabajo en conjunto tomó un giro inesperado al realizar la cuarta presentación: la sincronización en los movimientos de ambos, en un espectáculo de fuego y de luz, dejó sin palabras a los miembros de su clan y el público presente. En el fondo, la madre lo sabía: Ygritte no solo se había vuelto a superar como artista, sino que también había roto una nueva barrera mental al lograr conectar no solo mentalmente con su pareja, sino que también había sincronizado las emociones al momento de realizar aquella presentación.

Después de este evento, el clan empezó a obtener cierto reconocimiento en la región debido a la calidad de su espectáculo. Un día, cuando el clan visitaba el puerto de Ánfora, el líder del clan nómada tuvo que realizar diligencias, peticiones de favores y juramentos ante el Conde Barion Montego el cual, luego de mucho pedir, accedió a dar el paso al clan, después de todo aseguraría el comercio, y el clan, por su parte, le prometía traer un espectáculo especial, y por sobre todo exóticas prendas de comercio.

Efectivamente, el clan acudió al palacio y exhibió sus mercancías. No obstante, de todo lo que aquel clan pudo exhibir, el Conde solo fijó sus ojos en la belleza, movimientos y sensualidad de Ygritte. Esa noche, el Conde, asistió al espectáculo que ella y Thomas estaban preparando, el baile, la mirada, la sensualidad de la chica de 18 años, engatusó al Conde, el cuál comenzó a desearla, sus movimientos, el suave roce que el fuego hacía en su piel, la forma en que Thomas la rodeaba con sus cuchillos, solo hacía que el deseo del Conde aumentara…

Cuando el espectáculo hubo concluido, el Conde se acercó al líder del clan y comenzó a negociar por Ygritte, recibiendo un tajante no. Barion Montego movía la cabeza de forma negativa, y le señaló al líder del clan que él no aceptaba esa clase de respuestas, considerando lo que estaba en juego. Acto seguido mandó a arrestar a Ygritte quien opuso firme resistencia. Tanto la madre como Thomas decidieron ayudar a la joven, sin embargo su intervención empeoró las cosas ya que también ellos fueron aprehendidos. El Conde amenazó incluso con matarlos si la chica no se entregaba.

Al ver que se encontraban superados en número y la vida de Thomas y su madre corrían serio peligro, Ygritte decidió quedarse a cambio de que los dejara ir. El Conde sonrió y accedió a la petición de la joven, llamándola “inteligente” por su decisión. La muchacha miró a la madre y Thomas con una mirada resuelta, para luego voltear la cabeza y entregarse al Conde.

Luego de aquel incidente, el clan fue expulsado del palacio. Mientras se alejaban del lugar, el joven Thomas no podía aceptar semejante humillación, y a pesar de las advertencias de no regresar al Palacio, terminó por huir para ir a rescatar a Ygritte.

Su experiencia como ladrón le permitió escabullirse y burlar la seguridad para entrar al palacio, sin embargo, su astucia no fue suficiente y luego de dar la pelea fue arrestado por los guardias. Acto seguido, fue llevado ante el Conde y lo arrojaron frente a él. Allí, el joven de cabellos … pudo contemplar nuevamente a Ygritte, quien lucía preciosa, esta vez vestida con sedas rojas y anaranjadas.

Ygritte lo miró fijamente sin pestañear. ¿Sería aquel el hombre que una vez le dijo que las conquistas no se ganan, sino que se roban? A pesar de la situación, no podía sentir compasión por él, sentía que no debía hacerlo. Aún más, no podía engañarse ya que ella misma lo había visto: su espíritu era decidido.

En ese instante, el joven Thomas, mirándola a los ojos le dijo: “no lo olvides”. Ella no quitó su mirada firme de él, la cual reflejaba un tenue brillo rojizo. Fue un momento en que, sin dudarlo, Ygritte conectó sus mentes y sus emociones: “hagas lo que hagas, has robado mi corazón”. El joven sonrió, aunque no reparó si en verdad Ygritte lo dijo o él lo imagino, luego se libró raudo de los guardias que lo sujetaban, desenfundó una daga y se aprestó a asesinar al Conde. La hoja del cuchillo consiguió rasguñar el cuello del noble, aunque eso no fue suficiente… Lo intentó nuevamente pero ya era tarde y uno de los guardias, hábil en el uso de la alabarda, atravesó el corazón del muchacho quien cayó inerte al suelo.

En ese momento, una lágrima rodó por el rostro níveo e inmutable de Ygritte. Nunca había derramado una lágrima por nadie, no obstante y sin importarle las consecuencias, se arrojó sobre el cuerpo de quien fuera para ella de las personas más importantes en su vida.

Por su parte, el Conde miró la escena, mientras mandaba a ordenar su habitación, dejando que la chica contemplara el cuerpo sin vida de aquel infortunado. La joven lo miró largo rato hasta que se dispuso a besar sus labios fríos.

Posteriormente, unas grandes manos se abalanzaron por detrás de ella, la tomaron y llevaron a los aposentos del Conde. Ella no opuso resistencia y su rostro no esbozaba emoción alguna, estaba totalmente indiferente. Aquella noche la ataron de manos y su cuerpo fue sometido a la voluntad del Conde. Su cuerpo fue violado, empero su alma y el recuerdo imborrable de aquella determinación en los ojos de Thomas se mantenían incólumes.




Como una muñeca de porcelana mantuvo el Conde a su prisionera y juguete, disponiendo de ella la noche que quisiera para violarla o sometiéndola bajo la orden de sus deseos. La desesperación de Ygritte se acrecentaba en ocasiones, sin embargo mantuvo firme su determinación y aguantó la humillación tan fuertemente como su orgullo se lo permitía. Así estuvo durante un tiempo, hasta que poco a poco sus ojos recobraron el brillo perdido, dibujándose levemente una sonrisa en su rostro. Había encontrado la manera de vengarse del Conde y escapar de aquel lugar.

Una noche, luego de varias semanas planificando, decidió seducir al Conde como nunca antes había hecho y lo llevó a la cama. Cuando se encontró frente a él desnuda, invadió su mente con sus poderes haciendo realidad todas sus fantasías, además de incrementar sus sensaciones y sentimientos. Ella solo lo veía desde los pies de la cama, con una expresión de desprecio. Al llegar al orgasmo, el Conde perdió el conocimiento debido al éxtasis provocado por la chica. Ygritte sabía lo que debía hacer, sin embargo consideró que por ahora la vergüenza sería un castigo suficiente. Sin más demora la joven aprovechó el momento para tomar unas ropas y salir de la habitación.

Antes de escabullirse, la joven entró en la habitación exacta del guardia que había asesinado a Thomas. Esa información se la había robado tiempo atrás al Conde, gracias a sus poderes mentales. Una vez ingresó a la habitación, se abalanzó desnuda sobre el hombre y una vez este despertó, utilizó sus dotes de seducción para que no hiciera escándalo. La chica deslizó raudamente su mano por las entrepiernas del sujeto mientras colocaba la otra sobre su boca. En el acto aquel cuerpo comenzó a arder bajo la chica, aunque Ygritte no dejaba de presionar su miembro viril y de tapar su boca. Pronto el hombre hubo de morir a causa de las graves quemaduras internas. Sin demora, Ygritte registró la habitación y tomó un collar que había pertenecido a Thomas más un rubí con forma de llama que encontró, y salió de allí usando sus poderes psíquicos. Su clan hacía tiempo había partido y ella debía hacer lo mismo… pero, no sabía cómo ni hacia dónde. Deseaba, sobre todo, volver a ver a su querida madre.

Con un poco de suerte logró esconderse un tiempo en los muelles, pasando desapercibida de la exhaustiva búsqueda que había ordenado el Conde para encontrarla. No eran las mejores condiciones, estaba prácticamente entre ratas y agua oleosa, pero la joven pudo por fin llorar en silencio, descargando su rabia y frustración.

Antes del amanecer Ygritte decidió infiltrarse en una de las embarcaciones que se encontraba en ese momento encallada en el puerto de Ánfora. La búsqueda se realizaba también en los barcos, estableciéndose incluso como condición para salir del puerto. El capitán de la nave era un oriental que junto a su tripulación tenían pensado zarpar esa misma mañana. Sin embargo, la guardia del Conde los detuvo, exigiéndoles revisar la embarcación. El hombre oriental estaba al tanto de la noticia que señalaba que una fugitiva condenada por traición se encontraba suelta y accedió a la petición de revisar la nave.

Una vez revisado y al no encontrar nada los guardias se fueron. Luego de esto, el capitán ordenó a su tripulación que soltaran las amarras y que levaran anclas para partir. Una vez el barco se encontró lejos de las costas, el capitán le solicitó a un tal Barack que liberara la compuerta del escondite de carga y que dejara salir a la fugitiva. Necesitaba respuestas de la nueva tripulante de su embarcación, ya que no le gustaba viajar con desconocidos. Ese día, el capitán se encontraba de muy buen ánimo.





OTROS DATOS, Y ACCESORIOS

Bolso de Merian, es más colorido.

Se cuelga en su cadera, estilo banano, allí guarda:

- Invitación
- Piocha (Cuando no la trae puesta)
- un bolso tejido a Crochet negro, en el cual guarda el dinero.
- Joyas, y otros enceres personales.
- Baraja de tarot, adjunta abajo del bolso
- Libro con un sol negro en la portada



BARAJA DE MERIAN



LIBRO CON SOL NEGRO EN PORTADA



ROPA

Tiende a vestir con una extraña combinación de su ropaje de Zinner, con el "estilo" de Gabriel, pero dada las circunstancias del parque, utiliza los siguientes Kimonos.


EN CONSTRUCCIÓN Xd

________________________________________________________





So long as you live in the pass, you'll never find the future
avatar
Phoenix
Fuego eterno
Fuego eterno

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Edad : 29
Localización : Here, there,... everywhere!

Ver perfil de usuario http://rolporforo.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.